Neteges Escobar

telefon

¿Cuándo hablamos de agua potable?

¿Cuándo hablamos de agua potable?

Por todos es conocido que el agua potable escasea en todo el mundo, un bien preciado en ocasiones infravalorado. Abrimos el grifo y encontramos como algo cotidiano y casi mágico que salga agua, más o menos buena y potable. Antes de llegar a nuestro vaso debemos recordar que esta agua ha tenido que recorrer kilómetros y kilómetros de ríos y tuberías.

Nosotros la valoramos y por este motivo la trasladamos con todas las garantías sanitarias necesarias y el máximo cuidado posible.

¿Por qué decimos que es escasa si hay 1.400 millones de Km. cúbicos y el 71% de la superficie terrestre está cubierta por este líquido?

Porqué en primer lugar, solamente el 3% es agua dulce, de esta pequeña cantidad el 80% está en los polos en forma de hielo e inaccesible, el 19% es agua subterránea y el 0,7% en la atmosfera. Estos datos solamente nos dejan el 0,3% del total de agua dulce en ríos y lagos que no llega directamente a nosotros, debe ser potabilizada mediante diferentes procesos en sus plantas correspondientes.

earth

Pero, ¿de qué hablamos cuando decimos “agua potable”?

Sencillo, agua potable es aquella que podemos utilizar para beber o cocinar sin riesgo para la salud. La Unión Europea en la normativa 98/83/EU establece unos requisitos y límites que no se pueden sobrepasar.

Años atrás, podíamos encontrar pozos naturales que contenían agua con estas condiciones y eran consideradas aguas aptas para el consumo, actualmente, cada vez es más complicado debido al conreo intensivo y al uso masivo de abonos minerales o a la filtración de purines.

La no potabilidad del agua puede venir por bacterias, virus minerales, productos tóxicos, partículas en suspensión, sustancias orgánicas o radioactividad.

¿A qué se debe que el agua tenga mejor o peor sabor cuando sale del grifo?

Existen pequeñas partículas de sales y minerales en el agua que no han podido ser eliminadas durante su proceso de potabilización, también debemos recordar que cuando llega a nuestros hogares ha pasado por diferentes procesos que le han añadido sustancias para mejorar su calidad, por ejemplo, el cloro, a mayor cantidad de cloro, peor sabor.

Por todos estos motivos, nuestro servicio de transporte de agua es tan importante que se realiza con sumo cuidado y con toda la normativa sanitaria al día. Cuidar el agua potable es fundamental para el ecosistema y para nuestros bolsillos, por cada 5 litros de agua embotellada podemos llegar a comprar 1.000 litros de agua corriente del grifo que circulan por nuestras tuberías, además, esta agua embotellada produce más residuos plásticos que lamentablemente en ocasiones acaban en los mismos ríos.

¿Qué podemos hacer individualmente?

Primero de todo, cuidar nuestros ríos. Si los ríos corren más limpios, el agua necesitará ser menos tratada, si es menos tratada llevará menos productos químicos, tendrá mejor sabor y podremos comprar menos agua embotellada y ahorrar más dinero. Sencillo y eficaz.

Deja un comentario

Your email address will not be published.