Las primeras alcantarillas: ¿Cuál es su origen?

800 600 Neteges Escobar

Según el diccionario de la Real Academia Española una alcantarilla es un «acueducto subterráneo, o sumidero, fabricado para recoger las aguas llovedizas o residuales y darles paso». Etimológicamente, parece se le atribuye un origen árabe aunque hay versiones que difieren.  Lo cierto es que es una palabra que hoy en día nos es muy familiar y que también nos resulta normal ver por la calle cloacas (palabra que viene del latín), pese a que no lo ha sido en muchos lugares y durante varios siglos.  

Este sistema que utilizamos en la actualidad que nos permite desalojar tanto aguas residuales como pluviales o industriales, (fruto de la necesidad del hombre de evacuar las aguas, drenarlas y sobre todo de librarnos de los deshechos humanos), parece ser una obra de ingeniería aparentemente sencilla (cosa que no es cierta), y de origen grecorromano, cosa que tampoco es así.   

Los primeros en inventar este sistema de drenaje se encontraban en el valle del Indo, concretamente hacia el 3200- 2800 a.C, aunque bien es cierto que el imperio romano también fue una civilización muy avanzada a su tiempo. La civilización asiática fue la primera, de hecho, en construir sus ciudades cerca de los ríos y evacuar sus aguas residuales a través de un sistema de alcantarillado. También utilizaban sistemas de canales para encauzar el agua cuando se producían inundaciones. De hecho, el alcantarillado más antiguo sobre el que se tiene referencia fue encontrado en Nippur (India).

Y lo cierto es que no fue hasta hace tan sólo dos siglos que el concepto de higiene tal y como la entendemos hoy en día comenzó a arraigar en nuestra sociedad. A diferencia de lo que muchos creen,  fue en Hamburgo (Alemania) donde se construyó la primera red de alcantarillado, sumándose después ciudades como Londres o París, al menos tal cual la conocemos hoy en día.

Se trataba de una red de saneamiento que surgió en las grandes ciudades europeas del siglo XIX en respuesta a los problemas sanitarios y epidemiológicos generados por la deficiente evacuación de las aguas fecales. Eso significa que las cloacas ya existían pero que no tenían conexión con las bajantes de los edificios. Por tanto las aguas residuales se vertían en la calle dejando que llegaran a su cauce cuando llovía. 

En Neteges Escobar,  gracias a nuestros años de experiencia somos expertos en el sector, con el mejor equipo y dispuestos a ayudaros si tenéis cualquier problema con vuestra red de saneamiento que como véis desde hace miles de años, nos viene preocupando al ser humano.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.