Tuberías atascadas: descuido personal, problema de todos

Tuberías atascadas: descuido personal, problema de todos

En este blog y en las publicaciones en Facebook y Twitter os hemos dado algunos consejos para tener un buen cuidado del sistema de alcantarillado de nuestros hogares. Pero no siempre paramos atención a los problemas que podemos llegar a ocasionar a nuestro pueblo o ciudad por un pequeño descuido o por pensar que por una vez no va a pasar nada.

El sistema de alcantarillado es la forma que tienen las ciudades para deshacerse de nuestros residuos, es por este motivo que debemos tener un buen mantenimiento de las tuberías de casa para favorecer a nuestros vecinos. Si no fuera por estos conductos tendríamos muchos problemas de olores y de deshechos que no sabríamos qué hacer con ellos, o como en la edad media que los tirábamos en medio de la calle (podéis leer el artículo que escribimos sobre ello).

Además, el sistema está adecuado para poder reutilizar la mayor cantidad de agua posible para diferentes usos. Las depuradoras son un mecanismo que facilita esta reutilización. Si lanzamos objetos que no debemos y usamos las tuberías como basura, no sólo conseguiremos grandes atascos y molestos problemas, también perjudicaremos el proceso de reciclaje del agua, provocando un perjuicio para el resto de personas que viven en nuestra zona.

Los atascos en las tuberías no solamente provocan problemas de malos olores e inundaciones en las calles, también suponen grandes partidas presupuestarias a las arcas de los Ayuntamientos, que les supone un coste contratar a empresas profesionales como la nuestra para dejar las alcantarillas limpias y aptas para la libre circulación de los líquidos. Una tubería sucia y con tapones de basura supone un riesgo para los habitantes de la zona.

Un ejemplo de pequeños gestos que pueden ocasionar grandes problemas lo encontramos en el post que publicamos sobre las toallitas húmedas. Estas toallitas, aparentemente inofensivas, provocan cada año grandes atascos en las tuberías comunes y daños cuantiosos en las depuradoras. Incluso aquellas que específicamente nos dicen que sí se pueden tirar por el retrete son perjudiciales.

toallitas humedas

Los mayores efectos y más visibles de los atascos en las tuberías de las ciudades los encontramos en la época de más lluvias. La gran acumulación de agua en poco tiempo y un obstáculo en medio del circuito de las cloacas puede provocar el desbordamiento del agua y graves problemas y destrozos.

Por todos estos motivos, debemos cuidar nuestras tuberías para favorecer la libre circulación de líquidos en las cloacas de nuestro pueblo o ciudad. Gestos individuales para conseguir beneficios globales.

orain_atascos

Deja un comentario

Your email address will not be published.