Trasladar aguas negras ya viene de lejos

Trasladar aguas negras ya viene de lejos

Hace poco en nuestro Twitter decíamos que el agua era incolora y solamente elementos externos podían dar color a este elemento así como contaminarla.

 

Hoy hablaremos de las aguas negras o residuales y haremos un pequeño recorrido histórico.

Definición de la RAE: Aguas negras1. f. La que procede de viviendas, poblaciones o zonas industriales y arrastra suciedad y detritos.”

Desde que los humanos decidimos organizarnos en comunidades una de las grandes preocupaciones ha sido el cómo deshacerse de los excrementos y residuos que creamos. Actualmente, existen equipos profesionales especializados que pueden transportar estas aguas estancadas y sucias con las máximas garantías hacia zonas seguras para la salud. En Neteges Escobar tenemos el mejor equipo humano y las herramientas más modernas para realizar el servicio de Transporte de Aguas Residuales de la forma más rápida y segura.

Pero no siempre utilizaron tecnología puntera, todo empezó con “tecnología básica” y de forma manual desplazando los residuos hacia lugares apartados. Poco a poco fueron creando letrinas, canalizaciones y espacios adecuados alejados de las viviendas.

Hagamos un repaso rápido a la historia…

En ciudades prehistóricas ya encontramos algunos signos de sistema de alcantarillado muy básico, aunque su función principal era la evacuación del agua de lluvia y no la separación de residuos.

Hace aproximadamente 7.000 años en la ciudad de Jericó se almacenaba el agua en pozos que después eran repartidas por las ciudades más cercanas. El nulo cuidado de su almacenamiento como su transporte mediante canales sencillos, excavados en la arena o rocas hacía de esta práctica un foco de infección continuado.

Si nos acercamos un poco más a nuestros tiempos, solamente a 1.500 años del día de hoy encontramos a los egipcios que empezaron con algo parecido a la depuración (hervían el agua) y al transporte mediante tubos huecos (troncos huecos de palmera).

Ya en la antigua Grecia encontramos espacios específicos para las letrinas con orificios en el techo para ventilar. Este lujo solamente era para la gente de dinero, los hombres y mujeres de a pie tenían el mecanismo del “¡Agua va!” y lanzaban las aguas negras directamente a la calle. También se construyeron la primera red de distribución de agua a gran escala con cerámica, madera o metal. Aún con este sistema no separaban las aguas de los excrementos ni sustancias contaminantes.

En épocas romanas se construyeron grandes acueductos para llevar el agua pura hacia las ciudades evitando así que elementos externos pudieran contaminarla. Después de la caída del imperio romano ya se dejaron de usar.

A finales de la Edad Media empezaron a usarse los pozos negros, aún siendo mejor que el “¡Agua va!” seguía existiendo un foco de infección cuando se situaban en zonas permeables o zonas altas de las ciudades. Las aguas pluviales, subterráneas y aguas residuales se mezclaban y filtraban llegando así a la población. La única manera de tener agua limpia era mediante los “portadores” que traían agua de fuera de la ciudad sin contaminar.

En el Renacimiento se hicieron esfuerzos para intentar separar las aguas limpias de la lluvia de las que no lo eran. Se construyeron canales pluviales que conducían el agua de la lluvia para poderse aprovechar independientemente de las aguas que pudieran filtrarse de los pozos negros.

Los primeros sistemas de depuración fueron creados en el s.XX al darse cuenta que verter todos estos residuos al río no era salubre. También fueron creadas las fosas sépticas.

En 1804 John Gibb consiguió suministrar agua potable a la ciudad de Paisley y 3 años más tarde consiguió transportarla a otras ciudades de Glasgow.

Los parisinos fueron los primeros en crear un sistema de tratamiento de aguas residuales en 1806. Era un rudimentario sistema de filtros con arena y carbón. Pocos años más tarde, en 1827 se construyó el primer sistema efectivo de purificación de aguas, su inventor fue James Simplón.

En 1970 la sociedad empezó a preocuparse por el medio ambiente y vio insuficiente los sistemas naturales de la época, por este motivo se empezó a usar el cloro para desinfectar y potabilizar.

Cada vez son más y mejores los sistemas que existen para separar las aguas y garantizar la salud humana. Las canalizaciones directas cada vez son más extensas y seguras. Aún así, existen algunos puntos habitables que precisan de la acumulación de aguas sucias o residuales que posteriormente requieren de su transporte hacia zonas preparadas para su desinfección.

Si tienes aguas residuales que necesitas transportar con totales garantías no lo dudes y llámanos. Tenemos una flota de camiones y el mejor equipo humano para realizar este trabajo de forma rápida, efectiva y segura.

Deja un comentario

Your email address will not be published.