Limpieza de suelos, ¿Una tarea fácil?

Limpieza de suelos, ¿Una tarea fácil?

Conocer dónde y con qué herramientas debemos trabajar es la principal baza para cualquier tipo de limpieza en casa, empresa o zonas industriales. Por este motivo hemos querido invitar a nuestros amigos sevillanos de la empresa de limpieza SIA 2000 para que nos den unos pequeños consejos y dejar inmaculados los suelos de nuestros hogares.

Manchas, líquidos que se vierten, marcas de zapatos, huellas de pies descalzos, migas,… ¡Hay mil cosas que pueden ensuciar el suelo! Suciedad que, muchas veces, no sabemos cómo combatir debido al material del que está compuesto nuestro suelo, surgiéndonos preguntas como ¿Podré usar lejía en la desinfección del suelo?

La buena limpieza del suelo es fundamental no sólo para presentar un hogar limpio y cuidado, sino, sobre todo, para que tu casa sea un ambiente sano y salubre en el que vivir. Por ello, desde SIA 2000, empresa de limpieza en Sevilla, te traemos algunos consejos para limpiar el suelo de tu casa, teniendo en cuenta el material del que está hecho, ya que utilizar los productos inadecuados puede dañarlo de forma irremediable.

 SUELOS DE MADERA O PARQUÉ:

Son uno de los suelos que más cuidado requieren, y en ellos la acumulación de polvo es inevitable. Para mantenerlos brillantes y sin rayaduras, puedes utilizar la mopa o fregona humedecida, paseándola suavemente por todo el piso con cuidado de no rayar el suelo. Además, para mantener el brillo de los suelos de madera, se puede utilizar vinagre como abrillantador natural, aplicándolo con la fregona y, después, aclarando bien con abundante agua.

SUELOS DE LINÓLEO:

Son esos suelos en los que las huellas son una constante, por lo que su limpieza debe ser frecuente. Para eliminar estas marcas, puedes utilizar un paño húmedo con alcohol, frotando suavemente sobre las huellas para eliminarlas. Y, sobre todo, recuerda que los suelos de linóleos no pueden mojarse abundantemente, ya que esto los deteriora y elimina su brillo, por lo que escurre bien la fregona y seca bien la superficie después de limpiarlo.

BALDOSAS DE CANTERA:

Son los suelos que requieren una limpieza y cuidado más frecuentes. No obstante, limpiarlos es muy sencillo: sólo tienes que barrer bien la superficie y, a continuación, pasar la fregona mojada con agua y un limpiador comercial para eliminar la suciedad incrustada en ellos.

Eso sí, recuerda que es una operación que deberás repetir con frecuencia (al menos, dos veces en semana).

SUELOS EXTERIORES:

Es lógico que los suelos de jardines o zonas exteriores de las viviendas se ensucien con más rapidez que el resto, pero no te desesperes. Para eliminar la suciedad de golpe y sin demasiado trabajo del suelo de tu jardín, nada como el agua a presión, pues eliminarás mucho mejor la suciedad que con la manguera únicamente.

Al final, en la limpieza de suelos lo más importante es conocer bien los materiales y, a partir de ahí, utilizar productos específicos para tu tipo de suelo. Eso, unido a los consejos que hoy te damos, os ayudarán a tener un piso limpio y brillante durante más tiempo.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.